Cuidando la piel

Pauta diaria de cuidado cutáneo facial

Una limpieza diaria concienzuda pero suave y un buen cuidado hidratante ayudarán a mantener su piel sana. Los productos para el cuidado de la piel de calidad, elegidos para adaptarse al tipo de piel específico y al problema cutáneo, pueden proteger la piel facial frente a influencias externas agresivas, como el sol, los climas calientes y fríos y la contaminación atmosférica. También pueden contribuir a calmar la piel irritada, restablecer en ella un estado sano y evitar la aparición de enfermedades cutáneas.

Una limpieza concienzuda es el primer paso para un cuidado cutáneo eficaz. La limpieza elimina la suciedad, el sudor, el sebo y el maquillaje y prepara la piel para el cuidado. La piel limpia es más capaz de absorber los componentes activos de los productos para el cuidado.

Limpiar: La piel produce sebo a medida que se regenera durante la noche. La limpieza de cada mañana elimina este sebo y asegura que la piel esté lista para el cuidado de día.

Tonificar: El tónico elimina cualquier indicio de limpiador y refresca la piel, al tiempo que restablece su pH natural.

Cuidado especial (por ejemplo, serums o concentrados): Estos productos contienen una concentración elevada de componente activo y deben de aplicarse directamente sobre la piel recién limpiada.
 
Si no está usted utilizando un producto para cuidado especial sáltese el paso 3 y vaya directamente al paso 4.
 
Cuidado de día: Se adapta a su tipo de piel para hidratar y proteger la cara. Se recomienda un contorno de ojos dedicado para proteger y cuidar la delicada zona de los ojos.
 
Protección solar: Aunque muchas cremas de día incluyen ya un factor de protección solar (FPS), normalmente de 15, en muchas situaciones su piel requerirá un FPS superior. Puede aplicarse Fotoprotectores Faciales además o en lugar de su crema de día habitua
 
Limpiar: Limpiando cada noche se elimina la suciedad, el sudor, la grasa y el maquillaje. La piel queda entonces limpia y preparada para absorber los componentes activos del producto para el cuidado de noche. Debe utilizarse un desmaquillante suave de ojos indicado para limpiar y proteger la delicada piel del contorno de los ojos.
 
Tonificar: El tónico elimina cualquier indicio del limpiador y reflresca la piel mientras restablece su pH natural.
 
 

Cómo elegir un limpiador y tónico apropiados

El agua sola no limpiará su cara. Tendrá que utilizar un surfactante (detergente que disuelve el agua y la grasa) para neutralizar la suciedad y eliminarla suavemene de su piel. Es importante elegir productos suaves sobre la piel. El lavado frecuente con jabones corrientes o surfactantes agresivos puede debilitar la función de la barrera de la piel del modo siguiente:

  • Cambiando el pH de su estado natural ligeramente ácido, entre 5,4 y 5,9, a un pH neutro o incluso alcalino, lo que reduciría su capacidad para combatir las bacterias
  • Disgregando las proteínas en la capa córnea (la capa más externa de la piel)
  • Eliminando los lípidos que protegen la piel (las grasas que mantienen las células juntas en la epidermis)

Limpiadores

Cuando se trate de elegir entre un producto de tipo emulsión o  gel, la regla general es que cuanto más seca sea la piel es preferible elegir una emulsión limpiadora. Dado que no altera los lípidos propios de la piel, ésta permanecerá equilibrada. Los geles limpiadores son ideales para limpiar tipos de piel normales o mixtos.